no tenemos planeta B

"Hoy no nos vendría mal un Trajano"

Santiago Posteguillo y su novela Circo máximo (Editorial Planeta)

Publicado: 2015-02-11

Luego de su celebrada y exitosa trilogía Africanus, el escritor español Santiago Posteguillo ha abordado un nuevo proyecto narrativo. En esta oportunidad, enfocado en la figura de Trajano: el primer emperador romano que no nació en Roma. La saga se inició con Los asesinos del emperador y ahora continúa con Circo máximo (Planeta, 2013). Posteguillo estuvo de paso por Lima y compartió, en una amena charla, detalles de su reciente novela y de su particular proceso narrativo. 

Entrevista CARLOS M. SOTOMAYOR | Foto: CMS


Roma está muy presente en tus novelas. ¿Cómo llegas a la figura de Trajano, qué te seduce de él?
Hay algo que siempre me ha interesado al hacer este tipo de novelas. Al plantearlas como trilogías, quiere decir que voy a pasar seis o siete años de mi vida con un personaje. Más vale que me guste el personaje, pues la vida se puede hacer muy larga. En el caso de Trajano, resulta que es el primer emperador que no ha nacido en Roma. Solo eso requeriría una respuesta. La mía es Los asesinos del emperador, en donde explico cómo Roma, bajo qué circunstancias, domicianas, etc, lleva a que un emperador Nerva, débil y en una situación complicada, decida saltarse toda la tradición y nombre como emperador a un romano no nacido en Roma. Y Trajano gobierna bien. Teniendo una cantidad de poder acumulado, gobierna luchando contra los corruptos, a quienes obliga devolver el dinero y luego los exilia. Y resulta que hace público los gastos de la familia imperial, resulta que intenta ser austero, predicar con el ejemplo. Y si además, hay un conflicto militar, no envía a un general, va él a la primera línea de combate. Las legiones no combaten igual si el emperador entre en combate con ellos. Cuando vas viendo esta colección de rasgos personales, dices, hombre, qué interesante, incluso alguien que no nos vendría mal hoy, alguien de quien podríamos aprender.
Sobre todo en una época de crisis como la europea…
Se preocupa de evitar una crisis económica sin recortar el gasto social del Estado, hace programas de alimentos para los más desfavorecidos de Roma. Parece que estoy leyendo los programas de Podemos en España. Y resulta que no, que estoy leyendo a Dión Casio que me habla de Trajano. Además, resulta que Trajano va a romper con una de las máximas de Augusto, que Roma ya no podía expandirse más. Llega Trajano y dice: sí se puede. Y resulta que tenemos a Roma a su máxima extensión. Y no hay novela. ¿Por qué? No lo entiendo. Por eso me apasiona la vida de Trajano.
Con sus dobleces y todo, decías en otra entrevista…

Sí, sus dobleces. El alcoholismo. Bebe mucho. Y luego tiene un tema, que para mí no es un doblez, pero que ha sido estigmatizado durante muchos siglos, que es la homosexualidad. Probablemente no se ha escrito por eso. Quién iba a escribir en la España franquista sobre un emperador homosexual. Algo que en Roma era normal. En Roma la homosexualidad se estigmatiza con la llegada del cristianismo. No cuestiono al cristianismo, quiero decir que coinciden. Todos los emperadores del siglo I, todos eran bisexuales, salvo Trajano, homosexual, y Claudio que era solo heterosexual, que estaba casado con Mesalina. Y si estás casado con Mesalina, sabes que no hay tiempo para nada más. (risas).

¿Cómo es el proceso narrativo de tus libros? ¿Cuánto tiempo te toma escribir un libro?
Dos años y medio, aproximadamente, para hacer una novela de este tipo. No es lo mismo el tiempo de documentación de la primera de la seria con el de la segunda o de la tercera. A medida en que avanzas en la serie hay una documentación de base que ya tienes. Pero no es menos cierto que siempre hay aspectos que ir documentando. Te pasas muchos meses haciéndolo. Porque sería irresponsable y una falta de respeto para los lectores, sin haber leído todo lo posible. Luego de esta fase, hago esquemas. Bastante detallados, de todos los capítulos que voy a hacer. Se puede escribir o con brújula o con mapa. Las novelas de Juan José Millás. El es el típico ejemplo del escritor que escribe con brújula: tiene unos personajes, unas ideas generales, y empieza a escribir a que interactúen sus personajes sin él mismo saber o tener claro cuál va a ser el final. Cuando manejas cuatro o cinco personajes importantes y es en una época actual, lo puedes hacer y te puede salir, como le sale a él, muy bien. Pero, claro, cuando manejas cien personajes, mucha documentación histórica, cuatro o cinco grandes tramas que se entrecruzan, así no puedes. Hay que hacer esquemas, fichas, mapas, cronologías, árboles genealógicos. Y así, cuando tengo hecha la estructura, empiezo a escribir.
Una característica de tu escritura es que vas sembrando enigmas que luego se van resolviendo…
Combino tres estrategias. La narrativa cinematográfica. Procuro que sean novelas ágiles y muy visuales. Por eso luego se interesan en el cine. He firmado un proyecto para hacer una serie de televisión con Africanus. Luego, lo que llamo el ángulo inesperado. De Roma se ha escrito mucho. Cómo contar algo que se ha contado muchas veces. Tengo que buscar siempre ángulos sorprendentes. Por ejemplo: la novela abre y cierra con carreras de cuadrigas. Cómo hago que la segunda sea diferente. Entonces, pensé: quién sabe más de carreras de cuadrigas. Y luego pensé, a lo mejor quienes saben más no serán los cuatro caballos. ¿Y si contamos toda una carrera de cuadrigas desde el punto de vista de un caballo? Ese es el ángulo inesperado. Y luego está lo que llamo misterios concéntricos: son estos enigmas que vas abriendo en la primera parte de la novela, que luego van cerrándose. Siendo cierto que en la obra central de una trilogía, alguna cosa dejo libre para engarzar con la siguiente novela.
¿Sueles viajar a los lugares donde transcurren las historias?

Sí. ¿Es absolutamente necesario? No. Pero ayuda. Por ejemplo: Dión Casio cuenta que Trajano entra en un valle en la actual Rumanía. Está ganando la batalla con sus legiones, pero se pone a llover. Y el emperador ordena retirarse. No lo entiendo. ¿No era el emperador tan buen militar? ¿Porque llueve se retira? No lo entiendo. Tomo un avión, voy a Rumanía, y llego al valle donde Trajano aún ganando retira las tropas porque empezó a llover. Veíamos las ruinas y, de pronto, se pone a llover. Y empieza a llover una barbaridad. Estoy acostumbrado a las lluvias torrenciales, pero lo de ese valle de Rumanía no es normal. Nos refugiamos en la 4x4 y cuando llegamos empezó el granizo. Ahora lo entiendo, en esas condiciones, una posición ganadora puede convertirse en un desastre. Entonces, Dión Casio me contaba algo que tenía lógica para alguien experimentado que conocía el terreno y sabía lo que pasaba. Ese viaje me resolvió una cosa que no entendía de la documentación. 

santiago posteguillo en el hotel sonesta, en san isidro. (foto: cms)


Escrito por

Carlos M. Sotomayor

Escritor y periodista. Ha escrito en diarios y revistas como Expreso, Correo, Dedo medio, Buen salvaje. Enseña en ISIL.


Publicado en