defiende el enfoque de género

Thorndike: Esa muerte existe

JENNIFER THORNDIKE. Esa muerte existe (Litaratura Random House, 2016)

Publicado: 2016-08-08

Escribe CARLOS M. SOTOMAYOR 

Sofía ha matado a su hermana Lucía. Y a partir de la confesión misma del asesinato, que se lee en las primeras páginas, se despliega la trama de Esa muerte existe (Literatura Random House, 2016), la esperada segunda novela de Jennifer Thorndike, luego de su elogiada primera entrega: Ella (Borrador editores, 2012).

     Sofía y Lucía fueron rescatadas por el abuelo de una suerte de hospicio lúgubre en el que apenas sobrevivían junto a sus padres enfermos. Lejos de encontrar con el abuelo un espacio de bienestar, las dos hermanas se ven enfrentadas en una voraz competencia en la que Sofía llevará todas las de perder, siendo maltratada psicológica y físicamente tanto por su hermana como por el abuelo, al que llamará sintomáticamente Monstruo.

     En la pugna entre las hermanas, distintas entre sí, antagónicas, incluso, uno puede advertir una crítica a los estereotipos de belleza y a su consiguiente discriminación cuando no se encaja en aquellos moldes. Sin embargo, el tema de fondo de la novela, me parece, es la encarnación del mal y cómo éste puede desatarse como respuesta al mal ejercido contra uno. Es decir, la víctima que se vuelve victimario. O, en este caso, victimaria.

     Thorndike demuestra su destreza narrativa a través de un relato bien estructurado. A pesar de que al inicio nos enteramos del crimen y de su autora, se nos va relatando –a través de la voz de la protagonista, Sofía– el universo personal y particular de los personajes, sobre todo el de las hermanas, y cómo ha surgido aquella relación enfermiza de amor-odio. O de odio a secas, por momentos. Y luego, claro, qué lleva a Sofía a terminar con la vida de Lucía. Y es la última parte quizás la más lograda de la novela, aquella en la que Sofía adquiere mayor humanidad y podemos, incluso, solidarizarnos con ella. Con ella y su extraña búsqueda de redención.

     Es cierto que la novela tiene descripciones de violencia y crueldad explícitas y constantes, lo que le resta un poco de fuerza y sorpresa al relato –Ella en su contención me parece más potente–, sin embargo, puede resultar para algunos lectores quizás su mayor atractivo. En mi caso no creo que la añada pero tampoco que le reste a una historia bien contada y que no deja indemne a quien se sumerja en su lectura.  

jennifer thorndike | foto: internet

datos de la autora
Jennifer Thorndike. Lima, 1983. Ha publicado los libros de cuentos Cromosoma Z (2007) y Antifaces (2015) y las novelas Ella (2012) y Esa muerte existe (2016). Actualmente sigue un doctorado en Estudios Hispánicos en la Universidad de Pennsylvania.

Escrito por

Carlos M. Sotomayor

Escritor y periodista. Ha escrito en diarios y revistas como Expreso, Correo, Dedo medio, Buen salvaje. Enseña en ISIL.


Publicado en