no te intimida

Gadea: Destierro

RESEÑA | ALINA GADEA. Destierro (Emecé, 2017). 112 pp.

Publicado: 2017-09-28

Escribe CARLOS M. SOTOMAYOR 

Alina Gadea sorprendió gratamente con la publicación de su primera novela Otra vida para Doris Kaplan. Lo subrayó la crítica y también los lectores (la primera edición se agotó y tuvo que lanzarse una segunda edición). En esta novela la autora evidenció, más allá de oficio narrativo, una propuesta personal a la que sabe sacar el máximo de provecho: un relato fragmentado y un lenguaje de aliento lírico. 

Luego de dos novelas siguientes –Obsesión y La casa muerta–, Gadea logra, según mi perspectiva, alcanzar el nivel de su celebrada ópera prima, a través de Destierro (Emecé Cruz del Sur, 2017). Lo fragmentario y lo lírico vuelven a cobrar un logrado protagonismo, potenciando expresivamente el tono confidencial del relato. 

La trama de la novela nos plantea la ruptura sentimental de una pareja de esposos con hijos y se centra en el doloroso proceso de la separación. Sobre todo en asumir ese proceso cuyo desenlace se torna inminente. Lo interesante de Destierro es que la autora no se enfoca en las razones de la separación sino en la resonancia que ese momento crítico provoca en los miembros de la familia, desde la mujer protagonista –que asume la función de narradora– y los pequeños hijos, sumidos en el desconcierto.

Al no enfocarse, como mencioné, en las razones de la ruptura, tampoco existe la búsqueda de culpables. Por el contrario, en la novela se nos cuenta –la mujer es quien nos cuenta, en realidad– la traumática infancia del marido, que hace que pese a su hermetismo y a su poca capacidad empática no caiga en el fácil y burdo estereotipo del “malo de la película”.

Otro aspecto interesante es la importancia que se le da en las historias de Gadea a los espacios, a las casas que se convierten en personajes adicionales. En la novela aparecen dos. La primera es la que ha cobijado a la pareja y sus pequeños, una casa que luce vacía como representación de una relación sentimental en la que parece ya no haber nada. La segunda es la casa de la infancia de la protagonista, a la que regresa luego de la tormenta y en la que intentará reconstruirse.

Destierro es, pues, una novela lograda que merece leerse con atención. Y Alina Gadea, una autora que va solidificando su propuesta literaria.


Escrito por

Carlos M. Sotomayor

Escritor y periodista. Ha escrito en diarios y revistas como Expreso, Correo, Dedo medio, Buen salvaje. Enseña en ISIL.


Publicado en