El autor español Javier Sierra ganó el año pasado el Premio Planeta de Novela con El fuego invisible. Un thriller histórico que tiene al mítico santo grial como leit motiv. Sierra estuvo de paso por Lima, en gira promocional, para presentar aquí la novela. Una oportunidad para charlar con él en las cómodas instalaciones del Hotel Los delfines. 

Entrevista CARLOS M. SOTOMAYOR | Fotos: CMS

–La novela es de alguna manera una novela de búsqueda, particularmente de la búsqueda del grial…

–Sí, la novela de alguna manera rinde homenaje a obras fundamentales de la literatura europea como El cuento del grial de Chrétien de Troyes, que es una novela que se escribe entre 1180 1190 y que su autor dejó inacabada. El probablemente falleció antes de concluirla y de explicar qué era el grial y como dejó eso ambiguo provocó una reacción en cadena en su época que llevó a trovadores, escritores de los siglos siguientes a escribir continuaciones. El fuego invisible es de alguna manera la última de esas continuaciones, es una obra escrita con la perspectiva del siglo XX pero con el espíritu del siglo XII. El espíritu de búsqueda, de tratar de explicar qué es ese objeto maravilloso que se describe en El cuento del grial y que en principio, y esto es muy curioso, no está asociado a Jesús y la mesa de la última cena. Es algo que porta una doncella en ese relato, que parece sobrenatural porque es un cuenco del que sale una luz maravillosa y que no se sabe ni quién lo tiene, ni quién lo lleva, ni a quién lo llevan, ni qué es exactamente. Y allí había un misterio que me ha apetecido explorar en este libro.

–¿Existió un momento particular en el que decides escribir esta novela?

–Mi caso es algo orgánico. Toda mi literatura ha tratado de resolver misterios. Y se ha centrado, durante algunos años, en esos misterios sobre los que algunos artistas intuyeron y que deslizaron en sus grandes obras maestras. En el año 2004, publiqué una novela que se tituló La cena secreta, en la que hablaba de el gran mural que durante tres años Leonardo da Vinci pintó en Milán. Y en ese mural aparece Jesús rodeado de sus doce apóstoles pero no hay grial en la mesa. Leonardo se olvida entre comillas de pintar el grial. Y aquello despertó en mí una inquietud sobre el paradero del grial y por qué Leonardo decidió no incluirlo en su pintura. Y de aquel interés surgió mi pasión por buscar el grial. Y me dediqué a buscarlo físicamente, históricamente, en bibliotecas, en lugares donde decían que había estado. En lugares donde dicen que todavía está. Y con toda esa documentación creí llegado el momento de armar una novela.

–Ahora que mencionas la investigación que realizaste, pensé en tu faceta de periodista. ¿Te ayuda el periodismo en tu faceta literaria?

–Sí, claro. El periodismo lo que ha hecho es darme las herramientas de investigación para las novelas. De alguna manera todas mis obras empiezan como empiezan los reportajes, las entrevistas con una pregunta. Y en este caso la pregunta es ¿de dónde vienen las ideas? ¿El origen de esa chispa creativa que tiene nuestra especie y otras especies a nuestro alrededor? ¿Qué es lo que pasó y cuándo ocurrió esa mutación. Buscando esas respuestas tropecé con algo que me pareció muy interesante. Y es que las ideas las tenemos porque somos capaces de articularlas a través del lenguaje, a través de las palabras. Y hay palabras que son tan potentes que cuando las inventamos llegaron a cambiar épocas enteras. Y una de esas palabras es grial.¬

–Te manejas muy bien en el thriller…

–El thriller es el mecanismo moderno para vencer la resistencia natural del lector. Hoy en día vivimos en una sociedad tan adrenalínica, tan vertiginosa, que necesitamos de ese gancho donde se empuje para que el lector penetre en una historia y se quede dentro. Por eso utilizo las técnicas del thriller. Siempre hay un viaje, una persecución, un elemento misterioso que afecta emocionalmente a los personajes y una sucesión de acontecimientos imparables que obliga al lector a pasar páginas. Es una técnica. Pero es la coraza, es la parte exterior. A mí lo que me preocupa más es el mensaje. El tipo de novela que escribo, dentro que es thriller, lo que busca es conmover al lector y también moverlo a aprender y a seguir aprendiendo. Le traslado esa pregunta inicial poderosa y espero que me ayude a resolverla. Porque el lector se convierte en cómplice.

–Finalmente, ¿qué significa para ti ganar un premio como el Planeta?

–Es una cuestión de honor. Significa entrar en una dimensión en la que otros 65 autores importantes de las letras españolas han compartido el privilegio de ser premiados por este galardón. Es el premio más importante de las letras españolas. Y por lo tanto formar parte de esa nómina es muy importante para mí.

español javier sierra en el hotel los delfines en lima. | foto: cms.