vota informado, pe

Zambra: Tema libre

RESEÑA | Alejandro Zambra. Tema Libre (Anagrama, 2019), 134 pp.

Publicado: 2020-01-10

Escribe Carlos M. Sotomayor 

Libro inclasificable. Y no resulta extraño, tratándose de un autor como Alejando Zambra, quien ha dado varias muestras de audacia expresiva en libros arriesgados como Facsímil o, incluso, Mis documentos. Tema libre (Anagrama, 2019) es un libro que reúne textos disímiles: ensayos, crónicas y algunos cuentos. Un libro ligero y reflexivo a la vez: de esos que casi los lees de un tirón y, al mismo tiempo, de los que no puedes evitar subrayar frases o párrafos enteros. Al menos eso sucedió conmigo.

Dividido en tres partes (Autorretratos hablados, Ropa tendida y Léxico familiar), el libro de Zambra tocas varios temas. De allí el título del conjunto, que intuyo debe haber tenido como semilla germinal una conferencia del mismo nombre que ofreció en la Universidad Diego Portales, en Chile, hace algunos años atrás (estupenda charla que se puede encontrar en Youtube). Texto que aparece, además, al final de la primera parte.

Zambra, como digo, transita por varios temas en el libro. Sin embargo, a mí me han llamado poderosamente la atención dos: la lectura y la escritura. Y es que el libro encierra, proponiéndoselo o no, una indagación muy interesante sobre el proceso creativo. Por ejemplo, en el texto “El niño que enloqueció de amor”, Alejandro habla sobre la lectura y lo buscamos cuando leemos. No aburrirnos. Y, claro, la lectura como un placer que radica en la libertad de elección, en detrimento de la lectura impuesta, por obligación. Y allí aparece el tipo de lector que somos. Cómo leemos los que escribimos. “Dicen que nos convertimos en escritores –anota Zambra– cuando dejamos de identificarnos con el protagonista y empezamos a identificarnos con el autor”. Uno empieza a fijarse en las costuras, en cómo se estructura el relato. Lo que no significa que uno sea mejor lector, sino un lector diferente.

En “Cuaderno, archivo, libro”, Zambra reflexiona en torno a los diferentes soportes de escritura, por decirlo de alguna manera. Recordemos que de escribir a mano, se pasó a hacerlo con una máquina de escribir, que luego fue reemplazada, primero por una eléctrica y posteriormente con una computadora. Cambia la manera de escribir (de lo escrito, digo) según la herramienta con la que lo hagamos. Zambra dice: “Pienso que hay un hecho central: debido a los computadores, el texto es cada vez menos definitivo”. Un tema que me resulta interesante y que me lleva luego a pensar en Mario Bellatin y la escritura de algunos de sus libros en su iphone. O mi también amigo, Ricardo Sumalavia, que escribió Enciclopedia mínima en su teléfono móvil, si la memoria no me falla.

En una de las crónicas de la tercera parte, “Así que esto es un terremoto”, Zambra cuenta las experiencias en torno a los terremotos que presenció tanto en Chile como en México, país en el que radica desde hace varios años. Pero lo que atrajo más mi atención es la relación con su escritura y cómo el tema del terremoto que experimentó de niño se filtró de manara muy importante en su novela Formas de volver a casa. De la misma manera que me pareció estimulante el texto “Tema libre” en donde menciona unos relatos “fallidos” para hablar de ciertos aspectos de la escritura. Dos relatos que se incluyen íntegros (en el texto aparecían fragmentos) en el libro.

¿Un libro para escritores? No necesariamente. Creo que cualquier lector lo disfrutará. Pero si uno escribe o tiene la intención o aspiración de hacerlo, el desfrute será mayor.

tema libre (anagrama, 2019)

Portada:


Escrito por

Carlos M. Sotomayor

Escritor y periodista. Ha escrito en diarios y revistas como Expreso, Correo, Dedo medio, Buen salvaje. Enseña en ISIL.


Publicado en