Yo me quedo en casa

Meruane: Sistema nervioso

RESEÑA | Lina Meruane: Sistema nervioso (Literatura Random House, 2019), 277 pp.

Publicado: 2020-03-30

Escribe CARLOS M. SOTOMAYOR 

En estos días de encierro –inmovilización social obligatoria–, la mayoría de personas ha reivindicado la noción de libertad. Uno aprende a valorar lo que se pierde, dicen. Al terminar de leer Sistema nervioso (Literatura Random House, 2019), la más reciente novela de la escritora chilena Lina Meruane, pensé en algo similar. ¿No es acaso la enfermedad y el dolor físico lo que nos hace conscientes de nuestro cuerpo? Y es que la novela de Meruane gira en torno a eso: la enfermedad, el dolor y el cuerpo.

Si uno piensa en la enfermedad, en el caso de Meruane, advertirá que es un tema recurrente en su obra. Además de ensayos al respecto (pienso en Viajes virales), están allí las novelas Fruta prohibida y Sangre en el ojo, historias cuyas protagonistas deben enfrentar, cada una a su manera y desde perspectivas distintas, a la enfermedad. En Sistema nervioso, el tema de la enfermedad sigue estando presente, pero en una amplitud mayor. Y es que la novela, aunque hace foco en un personaje, va más allá, abarca toda una familia: Ella, El, Padre, Madre, Primogénito (hermano), la madre biológica, en una suerte de tour de force que tiene a la enfermedad como hoja de ruta.

Los personajes no aparecen con nombres sino con denominaciones funcionales. Tampoco los escenarios. Se nos habla del País del pasado y del País del presente, que podrían ser Chile y EEUU, pero no es lo importante, porque la historia podría suceder en cualquier parte y porque así la autora logra darle mayor énfasis al tema central. La intensidad del relato es una de las virtudes que ostenta.

La novela inicia con Ella, su imposibilidad de terminar su tesis doctoral y los primeros síntomas de una enfermedad que la acompañará por todo el relato. Luego irán apareciendo otros personajes, familiares, y cada uno de ellos con sus propios males. Y la relación entre la enfermedad, el dolor y el cuerpo. Cabe decir que la madre biológica de Ella muere luego de que ella naciera (por lo que no llega a conocerla). Pero no solo el cuerpo será territorio de la enfermedad, sino también de la violencia física. Desde los maltratos del hermano, Primogénito, el hermano mayor, con quien comparten la misma madre muerta, hasta los actos violentos de El, su pareja.

Todo ello envuelto dentro de la complejidad familiar. Una familia colmada de tensiones entre sus miembros. La tensión con el Padre, quien a escondidas de su nueva esposa, Madre, financia de sus ahorros el costoso doctorado de Ella. Por ello, la presión que siente Ella por culminar su Tesis. Hay un par de escenas muy intensas al respecto que no detallaré para no caer en spoilers. A esto se suma la relación conflictiva con su hermano (más que con sus medio hermanos, los mellizos). Quizás porque en el fondo Primogénito la culpe de la muerte de su madre biológica. A esto se suma la relación igual de compleja con El.

La novela está escrita en base a fragmentos que van dando una organicidad al conjunto, como un sistema (y esta puede ser una de las referencias del título de la misma). Los cambios temporales son manejados con gran destreza. Pero lo que me llamó la atención muy gratamente es aquella prosa contenida y al mismo tiempo expansiva en significados y sensaciones. Line Meruane es, sin dudas, una autora importante dentro del concierto latinoamericano actual. Los varios premios obtenidos y los elogios de la crítica lo sustentan. Si no la han leído antes, esta es una maravillosa oportunidad.

sistema nervioso (lpr, 2019)

Portada:


Escrito por

Carlos M. Sotomayor

Escritor y periodista. Ha escrito en diarios y revistas como Expreso, Correo, Dedo medio, Buen salvaje. Enseña en ISIL.


Publicado en