Alina Gadea irrumpió en la escena literaria local en el 2009 con Otra vida para Doris Kaplan, una estupenda novela que evidenciaba a una autora con una mirada profunda y una destreza para construir atmósferas sugerentes. A ese gran debut le siguieron otras novelas no menos interesantes como Obsesión, La casa muerta y Destierro. Ahora nos vuelve a sorpreder gratamente con Todo, menos morir (Emecé Cruz del sur, 2020), una estupenda novela que gira en torno al alcoholismo, la locura, la poesía y, por supuesto, la imagen del poeta Martín Adán. (CMS


todo, menos morir (emecé, 2020)

Portada: