(Foto: Internet| El Tiempo)

Apareció por primera vez en Chile, en el 2012, gracias al ojo acucioso de la narradora chilena Alejandra Costamagna. En ese momento eran seis los relatos que conformaban el libro Caperucita se come al lobo. El sector conservador de la sociedad Chilena puso el grito en el cielo porque se hablaba de sexualidad e, incluso, de pedofilia. Evidente mirada obtusa que no ve más allá de sus narices. Como bien dice Pilar Quintana, un cuento puede ser una oportunidad para poner un tema sobre la mesa. Por suerte, una mayoría de lectores lo entendió así. En el 2020, Literatura Random House reeditó el libro en Colombia, agregándoles dos cuentos más. Cuentos que no desentonaron y que se acoplaron perfectamente a esa organicidad propia del libro. Ahora, gracias al editor arequipeño Arthur Zeballos y a su sello La Travesía, los peruanos podremos disfrutar de este estupendo conjunto. Y, precisamente, sobre Caperucita se come al lobo (La Travesía, 2021), conversé con Pilar, vía Zoom. (CMS)

caperucita se come al lobo (la travesía, 2021)

Portada: